Tener claro a dónde se dirige nuestra organización es clave para poder lograr nuestros objetivos, de otra manera cualquier lugar es bueno!